Ronquidos

ronquidos

¿Qué son los ronquidos?

Cuando nos acostamos a dormir el cuerpo entra en un periodo de relajación. Esto hace que las estructuras de los tejidos de la garganta se aflojen. Al respirar, el paso del aire impacta a estos tejidos haciéndolos vibrar. Este rápido movimiento genera un ruido fuerte y penetrante que denominamos ronquido.

¿Quienes roncan?

Según estudios realizados, se ha demostrado que casi el 50% de toda la población adulta ronca. El problema de los ronquidos es mas frecuente en los hombres y en las personas con sobrepeso y se agrava con la edad. Existen además factores clínicos, y de estilo de vida (alcohol, cigarrillo) que pueden complicar o intensificar el ronquido.

¿Cómo nos afecta el ronquido?

El ronquido, dependiendo de su intensidad y recuencia, puede evitar que se obtenga un buen descanso. Esto por lo general afecta nuestra actividad laboral y social. Es común encontrar que estos pacientes al despertar presentan cansancio y la boca seca. Duante el día sienten sueño y muestran problemas para concentrarse. En la mayoría de los casos los más afectados son los acompañantes del roncador que sufren gran dificultad para conciliar el sueño o se depiertan muchas veces durante la noche.

¿Que opciones existen para resolver este problema?

Existe una gran variedad de alternativas para poder minimizar el ronquido. La más simple consiste en utilizar un molde plástico en la boca durante la noche para así desplazar la mandíbula inferior lo cual facilita el flujo de aire. Muy pocos pacientes encuentran esta opción como aceptable por su incomodidad de uso durante la noche o después de removerlo. Las alternativas quirúrgicas de cortar tejido o colocar implantes que endurezcan el paladar están asociadas a dolor y molestias post tratamiento, además de implicar costos elevados. Afortunadamente ha llegado una nueva opción que finalmente ofrece una solución totalmente indolora, ambulatoria y con costos accesibles que se denomina RONCOPLASTIA LASER.

¿Que es y como funcion la Roncoplastía Láser?

Utilizando una luz láser que posee gran afinidad con los tejidos de la cavidad bucal se realiza un tratamiento no invasivo, que no requiere ningún tipo de anestésico y cuya principal función es tensar las estructuras que vibran durante el ronquido para evitar la producción del molesto sonido que genera. Los resultados se perciben en forma inmediata. Al mejorar el paso del aire los pacientes relatan una sensación de respirar más fácilmente al terminar el procedimiento. Para optimizar los resultados y maximizar la tensión de los tejidos se ha creado un protocolo de trabajo que requiere repetir el tratamiento en tres sesiones de 15 minutos de aplicación.
Al finalizar la sesión láser el paciente se reintegra a su actividad normal en forma inmediata sin requerir cambios en su vida cotidiana. No se requiere tampoco de medicación previa o posterior.